How to be disrespectful

Todo aquel que haya vivido o que viva fuera de España seguramente forme parte de algún grupo de Facebook de Españoles en X. También es probable que, antes de volar al país de destino, haya visto todos los capítulos de Callejeros Viajeros y Españoles por el Mundo. Yo misma he visto muchos de estos programas. También he leído una gran cantidad de blogs y artículos del mismo tipo. Es cierto que algunos me parecieron más veraces, útiles o interesantes que otros. Sin embargo, hay una cosa que todos solían tener en común: se hacían con cierto respeto.

Hay muchas formas de dar nuestra opinión. Los grandes críticos de cine, por ejemplo, son capaces de destripar una película sin llegar a faltar al respecto al creador de la misma. Es por ese motivo por el que me ha llamado la atención el artículo titulado How to be Spanish (cómo ser español) escrito por Chris Haslam y publicado el 21 de enero en The Times. Aquí podéis consultar parte del artículo (para leerlo entero hay que suscribirse y pagar).

Tras leer el artículo pensé, ¿dónde está el límite entre lo cómico y lo ofensivo?

Lo primero que me llamó la atención fue la imagen del hombre disfrazado de torero. ¿Por qué esa obsesión de disfrazar a los hombres de torero y a las mujeres de flamenca al pensar en España? Viendo que el artículo comenzaba ya con ese estereotipo, empecé a intuir cómo sería el resto.

Sí, el flamenco y los toros han sido siempre dos de los aspectos que más ha sorprendido a los extranjeros. Sin embargo, y desde mi punto de vista, quienes piensen que España es solamente sol, toros, flamenco y sangría no conoce bien este país.

El artículo incluye afirmaciones como que los españoles tiramos al suelo las cosas que no nos gustan en los bares. También que no usamos las formas de cortesía por favor o gracias o que abrazamos y besamos a los extraños.

Todas estas afirmaciones han generado bastante polémica y el autor parece haber conseguido ofender a un gran número de lectores. Como era de esperar.

Reacciones en Twitter

En conclusión y, en mi opinión, parece que Chris Haslam quizá haya pecado del uso excesivo de tópicos básicos y bastante desacertados. Desde mi punto de vista, quizá podría ser interesante que para su próximo artículo se documente un poco más antes de redactar una guía para integrarse en un país. Mientras tanto, los españoles seguiremos toreando este tipo de artículo estereotipado mientras bebemos sangría y comemos paella.

 

Publicado en Lost in Translation.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *